ceremonia del te

Escrito por José - -

La forma ritual de preparar y servir el té verde para un grupo de invitados no muy numeroso en un espacio sosegado y tranquilo es lo que se conoce como la ceremonia japonesa del té. Está influenciada por el budismo zen, y puede hacerse más extensiva su definición si se considera una parte de la historia, la cultura y la sensibilidad tradicionales del pueblo japonés; aprender esta práctica equivale a estudiar su cultura. El "camino del té" generalmente se refiere al estudio de esta tradicional ceremonia. En la cultura japonesa existen otros muchos "caminos": El camino de la energía y la armonía, el camino de la pintura, el camino de la caligrafía, el camino de las flores.Actividades artísticas y lúdicas tales como la jardinería, arquitectura, cerámica, arreglo floral y pintura han sido influenciadas por esta ceremonia del té.
El estudio de esta práctica y tradición puede llevar años. Se enseña incluso en las universidades japonesas para conseguir unos objetivos concretos en el alumnado, tales como vivir armoniosamente con los cambios de estación, llegar a tener un gusto refinado, mejorar las relaciones interpersonales, tener buen trato y maneras, ser personas valientes y honestas y, en general, que la vida del día a día sea más agradable.
Como invitados, también se requieren conocimientos del protocolo que se exige, posturas y gestos, el comportamiento dentro del recinto del salón del té, poder pronunciar las frases más apropiadas y esperadas por el anfitrión en cada momento de una ceremonia del té formal. Lo que importa es realizar todo el proceso con la máxima perfección en cada detalle, que todo resulte realmente encantador.
Desde su introducción en el siglo IX por unos monjes budistas chinos, el té se popularizó rápidamente y comenzó a cultivarse en Japón. Las ideas del autor chino Lu Yu, muy influenciado por el budismo, tuvieron gran importancia en el desarrollo de la ceremonia del té japonesa. A partir del siglo XIII la ceremonia del té evolucionó a una "práctica transformativa" y fue desarrollando su propia estética Wabi que significa quietud y refinamiento. Para el siglo XVI el té ya se había extendido a todos los niveles de la sociedad japonesa. Senno Rikyu, respetada figura histórica en la ceremonia del té, implantó los principios de pureza, respeto y tranquilidad, que aún hoy en día son el centro de esta ceremonia.
Tanto el anfitrión como el invitado comparten un sentimiento de unión durante el desarrollo de la ceremonia del té. El espíritu que anida en ambos partícipes se considera más importante que el propio ritual, y el desprendimiento y la humildad con la que el anfitrión sirve el té aromático y de calidad al invitado, en una taza tradicional de té de gran belleza, es el alma de la ceremonia. El invitado debe mostrar su gratitud por la hospitalidad que le brinda el anfitrión. El pueblo japonés ha sabido preservar su pasado y adaptarlo al tiempo actual. La ceremonia del té es un acto social que hoy en día se sigue celebrando.

Sindicación RSS de los artículos de esta etiqueta